Sobre el apartado de crítica de CuCo.

Si hace unos días os hablábamos de cómo serán los artículos de la revista, hoy queremos hablaros sobre la sección«Crítica CuCo».
Está claro que los ensayos y artículos de investigación suponen el grueso de nuestro proyecto, pero no queríamos dejar de prestar una atención específica a la actualidad. Y ya que los artículos no necesariamente atenderán temas candentes (y ya hemos revelado que uno al menos versará sobre los orígenes del medio), hemos planteado la segunda parte de los Cuadernos de cómic como la mirada al paisaje que nos rodea, el pulso al momento presente por parte de la revista.
En este sentido esta sección posiblemente sea la más personal, aquella que muestra los criterios de quienes dirigimos CuCo. La selección de las obras y los colaboradores ha sido abierta, pero no arbitraria. Hemos partido en primer lugar de una lista de posibles colaboradores que fuimos elaborando. De esta amplia selección de candidatos se ha contactado ya con un cuerpo de críticos que nos gusta, y que creemos están en sintonía con nuestra idea de lo que debería ser CuCo. Por otro lado, desde redacción elaboramos una lista de cómics publicados en la primera mitad de 2013, seleccionados porque, por un motivo u otro, nos parecen destacables o representativos. Posteriormente, fuimos asignando a cada colaborador una obra u obras, siempre desde la flexibilidad, sugiriendo nuestras preferencias en algunos casos pero dejando libertad en la elección, porque creemos que sobre todo lo importante era que ellos se sintieran cómodos y motivados con la obra que iban a criticar.
Las críticas serán más breves que los ensayos y estudios, un máximo de 2.000 palabras. Serán razonadas, rigurosas, no nos importa el manido spoiler pues entendemos que es necesario desvelar para analizar. Y serán de tonos y maneras diversas, espejos de cada uno de los autores. Analíticas, apasionadas, distantes o cercanas, irónicas o neutras… como decimos, la sección es un poderoso espejo. De CuCo, que ejerce su papel de lógica criba, pero también de nuestros colaboradores.
Y estamos contentos, creemos que el número uno gozará de firmas más que notables. Y esperamos que se sumen más para el futuro. En las próximas semanas iremos contando más acerca de la sección y los títulos que serán reseñados.

Sobre los artículos de CuCo.

Hace ya varias semanas que hicimos público este proyecto y, aunque el trabajo ha sido constante desde diciembre, la verdad es que a partir del anuncio su volumen se ha multiplicado. Y, por supuesto, ha pasado lo mismo con la ilusión que ponemos en él, cada vez mayor. Lo más gratificante está resultando, como esperábamos, la coordinación con los colaboradores y la lectura de sus artículos. En nuestra carta de presentación explicamos a un nivel general qué tipo de textos buscamos, y en las normas de redacción de artículos acotamos ciertas cuestiones técnicas, pero algunas consultas y preguntas que nos han ido haciendo varios amigos en estas semanas nos han hecho pensar que merece la pena extendernos un poco en este punto y aclarar algunas cosas.

Los artículos para CuCo, en realidad, pueden variar mucho en cuanto a su enfoque, pero siempre han de tener una cosa en común: aportar algo original, un punto de vista diferente y personal, fruto del trabajo investigador, el análisis o la reflexión de su autor. Dicho de otro modo: la visión del autor del texto es para nosotros tan importante como la información que aporte. Los textos con fines exclusivamente informativos o divulgativos, o que meramente compilen datos ya conocidos, resuman series, etapas, etcétera, si bien nos parecen muy necesarios —y de hecho los dos directores de la revista creemos en la importancia de la divulgación y la practicamos constantemente—, no son lo que buscamos en CuCo.

¿Qué buscamos, entonces? Pues textos rigurosos, extensos, originales, que se apoyen en bibliografía especializada y que aporten algo nuevo, como decíamos. Creemos que este perfil puede adoptar, básicamente, dos formas:

Una, el trabajo de investigación o teórico de corte académico, abordado desde cualquier disciplina: Historia, Historia del Arte, Semiótica, Sociología…

Y dos, el ensayo, que, sin ser fruto de una investigación profunda o del manejo de fuentes abundantes, ofrezca reflexiones interesantes del autor.

Ejemplos de lo primero los hay en muchas revistas universitarias y/o científicas que han dirigido su mirada al cómic en los últimos años —por nombrar una, recordamos el monográfico sobre cómic de ARBOR—, y ejemplos de los segundo también: los textos aparecidos en antologías como Supercómic: mutaciones de la novela gráfica contemporánea o Radiografías de una explosión responderían perfectamente a lo que buscamos.

En cuanto al perfil de los autores, es totalmente abierto. No hay ningún requisito previo, y cada texto se valorará por su contenido y su método, no por su firma. Por supuesto, estamos abiertos a los especialistas en cómic más reconocidos, y de hecho en nuestro primer número tendremos el placer de contar con algunos de ellos. Pero creemos que CuCo puede ser también una plataforma interesante para investigadores jóvenes, que estén elaborando sus tesis o trabajos de fin de carrera. Una de las bases de este proyecto es y siempre será precisamente ofrecer un espacio a nuevos nombres, descubrir investigadores. Y no pensamos solamente en estudiosos del cómic de forma directa, sino también, y nos parece igualmente interesante, en investigadores de cualquier disciplina que, en un momento dado, puedan aplicar sus líneas de trabajo a un cómic o autor y aportar ago nuevo. No hace falta, por ejemplo, ser un experto en cómic para analizar la visión que del psicoanálisis da Alison Bechdel en ¿Eres mi madre?, sino más bien serlo del propio psicoanálisis. Creemos firmemente que ahí fuera hay ya un par de generaciones de personas que leen cómic con normalidad, que lo ven y lo tratan como cualquier otro medio de expresión, y que, pueden acercarse a él desde su campo de trabajo, lo cual no puede sino enriquecer el panorama del estudio del cómic de España, que tan prometedor es ahora mismo.

Terminamos reiterando la invitación que hacemos a todo el mundo para que presente sus textos. Queremos que CuCo, Cuadernos de cómic, sea una revista lo más plural posible, lo más abierta y con los estándares de calidad más altos que seamos capaces de conseguir.

El primer texto aprobado de CuCo hablará sobre los orígenes del cómic en la segunda mitad del siglo XIX.

Aunque aún nos queda mucho trabajo por delante hasta que el número 1 de CuCo vea la luz, queremos compartir con vosotros que hace unos días aprobamos el primer texto de nuestra breve historia. Su autor es Roberto Bartual, profesor de la Universidad Europea de Madrid, traductor y corresponsable de la revista digital Factor Crítico. Su texto lleva el título de Los orígenes del cómic en la segunda mitad del siglo XIX: de Fliegende Blätter a Little Nemo,  profundiza en la relación entre cómic, cine y cronofotografía, y aporta una visión novedosa sobre ella.

fig14

Ejemplo de cronofotografía empleado por Bartual. MUYBRIDGE, Eadweard (1887) Animal Locomotion, Philadelphia, University of Pennsylvania Archives & Record Center.

Estamos muy contentos con el texto de Roberto, al que agradecemos su colaboración desde aquí. Estamos además convencidos de que su enfoque e investigación os resultarán tan interesantes como a nosotros.

Os recordamos antes de terminar que podéis enviarnos vuestros textos sobre cómic para que se valore su publicación en CuCo. En unos días ampliaremos la información al respecto.